03 octubre 2006

Tanto rollo con el infierno

Lo juro por Maxwell. De verdad que había vuelto con ganas de darle un poco de vida al blog, pero el asunto se ha puesto realmente complicado. Sé que no es excusa, porque con un poco de organización debería darme tiempo a cumplir con mis obligaciones y tener algo de tiempo para mis tonterías. Sin embargo, fijaros si está mal el tema que no pude ir al concierto de Mogwai del domingo pasado, decisión de la que me arrepentiré por los siglos de los siglos, o al menos hasta que vuelvan a tocar por aquí.

¿La causa de esta pena? Me encuentro ante las mismísimas fauces del infierno y cada día es una lucha por no caer en ellas y ser deglutido. Otras personas lo llaman “primer cuatrimestre de tercero de teleco” para suavizar un poco, aunque viene a ser lo mismo. Sobre todo si se suma el factor “no he hecho una mierda de libre elección” y se decide hacer nada menos que 16 créditos de dicho formato. Con dos cojones. Resultado: diez asignaturas de las cuales hay que llevar al día nueve bajo la amenaza de la evaluación continua. Y la fiesta no ha hecho más que empezar.

Dicen que el comienzo de cuarto es todavía más divertido, pero con un poco de suerte pongo tierra de por medio y la cosa me pilla en tierras galas haciendo el Oracio Holiveira.

2 comentarios:

stuttgarter dijo...

si consigues escaparte en cuarto mejor para ti, porque en cuarto te esperan entregas de RDOR, ELCM, parciales de RDPR, evaluaciones continuas de TDSÑ, COPT o DCSE. En tus ratos libres puedes hacer las prácticas de ARQO, siempre que sepas C, claro.

Huye, pero yo habría cogido la LE para el segundo semestre, mucho más relajado siempre que no se les vaya la mano con el LSED...

Yo dijo...

Sí, dejar lo de LE para el siguiente cuatrimestre habría sido una decisión inteligente. Quizá por eso no lo hice. Además, como atenuante está el hacer la matrícula en julio, cuando no sabes muy bien de qué va la película y octubre es sólo un punto lejano en el horizonte, y que las asignaturas de libre que me atraen son en este cuatrimestre. Seguro que me arrepiento, pero al menos voy a tener una segunda parte del curso de lo más tranquila.