30 enero 2007

Nunca ganaremos el Mundial

Bueno, sí. Ya lo ganamos hace dos años. Quiero decir que así no hay forma de ganarlo. Primero, porque la selección se ha desdibujado terriblemente: ya no es aquel equipo que arrollaba a cualquier rival dando una lección de juego. Pasó apuros en todos los partidos de liguilla (vale, contra Qatar no, pero no creo que eso cuente) y perdió en cuanto se le puso un rival serio por delante. Y no porque el rival fuese mejor, sino porque prácticamente en cada jugada los españoles se demostraban inferiores, defendiendo débilmente y con grandes problemas para encontrar la portería contraria en el ataque. A pesar de todo, consiguieron clasificarse para los cuartos de final. En la última posición del corte.

En segundo lugar, la mala suerte de cruzarse con el organizador del Mundial en la eliminatoria: o le das un repaso inapelable o, como la cosa esté igualada, llevas todas las de perder. Así fue. Aun con los mismos problemas de los partidos anteriores, España consiguió mantenerse en el cogote de los alemanes durante todo el partido, llegando a empatar a falta de poco menos de diez minutos para el final. Ahí se acabó todo. Si los árbitros ya habían sembrado dudas sobre su imparcialidad con algunas decisiones que mostraban un sospechoso doble rasero, los últimos minutos fueron un despropósito: dos exclusiones rigurosísimas (sobre todo teniendo en cuenta lo que se había visto en el área contraria) para nuestra selección que supusieron jugar con uno menos el final del partido, un penalti clamoroso que no ven, una increíble falta en ataque cuando España luchaba por ponerse por delante y, ya el remate, se inventan un lanzamiento de siete metros cuando Alemania tira fuera lo que podría haber sido su último ataque.

Es muy loable la lucha contra el dopaje, pero también debería aplicarse a los jueces, que en deportes como el baloncesto, el balonmano o (incluso) el fútbol a menudo tienen más protagonismo del que sería deseable.

Para rematar la faena y asegurarse un buen rebote, nada como echar un vistazo al tratamiento que se le da en los medios. ¿La última página de deportes cuando eliminan a la vigente -hay que aprovechar los cuatro días que todavía quedan para decirlo- campeona del Mundo? Por ejemplo, el telediario de Gabilondo, que se supone alternativo: introduce la sección deportiva con un comentario sobre la polémica eliminación de la selección de balonmano; Manu Carreño contesta que sí, pero que antes va a hablar de Ronaldo. De Ronaldo y de Ronaldinho y de Lopera y de Rijkaard y... al final, unos diez segundos en los que simplemente repite el titular añadiendo que caímos frente a Alemania. Cómo queremos ser una potencia en nada si no existe más entretenimiento que el fútbol.

3 comentarios:

amigo raro dijo...

1ª prueba de comentario
andres andres. andres talon.

amigo raro (bis) (pero soy el de antes) dijo...

vale ahora voy ya de verdad:
no me e leido el texto esto del futbol por q es mu largo.
quiero dejar mi comentario añadiendo una selecta selección de varios chistes varios(cortos):
Tu padre es un proskrito¡¡
Y el tuyo un tigretón no te jode¡¡
ah jajajaaj
a veces veo muertos.
y yo a tu padre q es tonto.
ah jajajaaj
tengo la polla como una olla y los huevos como calderos de peltre.
bueno, asta aki mi cuidadosa aportación con la q espero suba el cache y la ram de este blog.
saludos.

el de antes dijo...

lo de la ram y el cache me a salido solo no lo podi aresistir.