29 marzo 2006

We create, we destroy

Llevo unos días algo desaparecido, pero no creáis que es todo tiempo desaprovechado; no todo son fiestas y conciertos. A raíz del comunicado de ETA, he estado realizando un trabajo de campo, de inmersión en blogs y foros de derechas. Por ahora sólo como lector, intentando comprender, saboreando el ambiente. Seguramente esto no lleve a ninguna parte, pero es que es un mundo fascinante, absorbente.
Uno de los sitios de referencia, aparte de Libertad Digital y "periódicos" del estilo, es HazteOir.org, descubierto gracias a los chicos del Manifestómetro. A pesar de lo que pueda parecer por el nombre, no es una plataforma para llevar la voz de los ciudadanos a las altas esferas, sino una organización que te cuenta las noticias (siempre tratadas desde un particular punto de vista) y a continuación lo que tienes que opinar y exigir. No tienen desperdicio las encuestas que aparecen en la barra derecha, tan fantasiosas como ésta:

¿Cuál de éstas debería ser la prioridad del Gobierno de Zapatero en estos momentos?



Más vivienda, más trabajo, ayudas a las familias82 % 82.55% (653)
Retirar estatuas de Franco y de José Antonio1 % 1.64% (13)
Reconvertir el Valle de los Caídos en un museo1 % 1.64% (13)
Trasladar los papeles de Salamanca a Cataluña1 % 1.39% (11)
Casar gays y lesbianas y darles niños en adopción5 % 5.69% (45)
Darle a Polanco más emisoras y canales de TV1 % 1.39% (11)
Sacar la religión de las calles y de las escuelas3 % 3.29% (26)
Hacer homenajes a Santiago Carrillo y a sus amigos2 % 2.40% (19)


Pero aún mejor es visitar los foros, donde se producen hipnotizantes discusiones, o más bien orgías onanísticas, si es que algo así existe; o, usando terminología de Tarantino, se chupan las pollas unos a otros. Para situar sus ideologías en el mapa, baste decir que se definen como "humanismo cristiano", algo que así en principio podría estar bien; aunque luego resulta ser más bien humanismo católico emplazado a la derecha del PP. Últimamente Rajoy les parece un tipo centrista y laico (!!). No quiero calificar más; sólo animar a que os déis una vuelta por el lugar, a que salgáis de la burbuja y os adentréis al otro lado de la valla.Tampoco tienen desperdicio los blogs del anillo. Sin ir más lejos, los recomendados en HazteOir.org, como, por ejemplo, Cómo ser de derechas y no morir en el intento. El título me hizo ilusionarme por un momento creyendo que sería razonable; luego pensé de dónde venía el enlace y, al leer, constaté lo que era. Del palo de Monclovitas y otros sitios, como digo, del anillo. Basta seguir los enlaces que aparecen en las propias bitácoras.

Y nada, que no hay manera. Llevo una semana deambulando por esos áridos desiertos y no he encontrado un solo oasis de ideas frescas. No diré que tienen un olor rancio, a llevar bastante tiempo encerradas, porque sería demasiado tópico; aunque sí que no he encontrado argumentos convincentes, sino una serie de lugares comunes que todos aceptan. Cualquiera que disienta ligeramente es tachado de troll o, peor aún, de "talante". (Yo, en mi ignorancia, creía que era un sustantivo y que el adjetivo, aunque poco usado, era "talantoso"; bueno, me voy acostumbrando a errar.) Por no hablar de los obvios rojo, masón, progre, pro-homosexual (o algo así). La verdad es que el lenguaje se acaba pareciendo espeluznantemente a esas absurdas izquierdas a las que se les llena la boca de grandes palabras.
En fin. Cita del día, que ya he leído recientemente a dos poetas, Caballero Bonald y Ángel González, ambos masones, algo apátridas, calvos y, encima, canosos:
Patria, palabra triste, como termómetro o ascensor
(Pablo Neruda)

3 comentarios:

ÓsQar dijo...

Por si acaso, pásate por el médico para que te haga un chequeo completito, no sea que te tengan que poner en cuarentena, por si te has contaminado de fedegiquismo o alguna otra enfermedad chunga.
Si es que a según qué sitios hay que ir bien vacunao!
:D

Yo dijo...

La verdad es que me estoy enganchando. Es como una droga: una forma de evadirse de la realidad.

Anónimo dijo...

Pues Jorge y yo (Juan) vimos en el impagable diario QUE una encuesta en la que el 25% de encuestados echaban las culpas de los accidentes de tráfico al gobierno y el 17% a... ¡¡la DGT!! Por cierto, busca una encuesta similar sobre cómo debería llamarse la España post-Estatut. ¿Reino de Taifas?